Agradecimiento de un socio

El pasado día 18 se hizo entrega  a la  asociación del premio a los “Valores  humanos” que instituido por un partido político, un grupo de personas que forman el jurado, conceden a personas, grupos, instituciones,  que aportan algo de especial importancia a San Fernando.

El acto resultó muy emotivo y las diferentes personas que intervinieron realzaron la labor de la asociación siendo modelo a nivel autonómico y quizás a nivel nacional.

Lo que yo pretendo, (y me gustaría transmitir mis sentimientos) es hacer llegar a todos, la importancia que tiene lo que ha logrado la asociación.  Podemos caer en la idea de que el funcionamiento de la unidad de estancia diurna y los tratamientos recibidos (tan necesarios para nosotros) es algo fácil de conseguir y que funcionan prácticamente por sí solos. Estamos equivocados si creemos eso. Yo he tenido la oportunidad de sufrir, con los paseos de despacho en despacho, intentando que alguien te informara sobre algo en concreto y nadie te daba solución.

El premio ha sido concedido a la asociación, hemos sido premiados todos, pero creo que hay varias personas que se merecen más éste premio. Desde luego lo más importante y lo que nos distingue sobre el resto es la gran suerte de poder contar con un grupo de personas que además de ser unos magníficos profesionales, realizan su trabajo con mucho cariño hacía nosotros. No quiero nombrar a nadie, porque tendría que ponerlos en algún orden, y para mí todos están en un mismo nivel, cada uno y cada una se entregan al máximo, ese es el secreto de vuestro éxito.

Ahora bien, hay dos personas, y sus familias, que han hecho esto posible, personas que dedican las 24 horas del día a la asociación, que se quitan horas de sueño o de estar con la familia para dedicarlas a la asociación, y que si no fuera por ellos, no tendríamos todo lo que tenemos, ni tendríamos el reconocimiento de todo el mundo como modelo a seguir. Todos sabéis que me refiero a Baldomero y a Gustavo. Han sido los que se propusieron fundar la asociación y los que los han conseguido.

Recuerdo el día que Baldomero me dijo: “sabes de algún local que tenga las condiciones necesarias para abrir una unidad de estancia diurna me lo dices”, yo le llamé loco, ¡bendito loco!,

Creo que estas dos personas merecen la ayuda de todos nosotros, con nuestro trabajo, aportando cada uno lo que sepamos, dando ideas, para devolverles una mínima parte de lo que ellos han hecho y siguen haciendo por nosotros.

 Alejandro  Alcalde

Comenta éste artículo

Deja un comentario