Atacan Parkinson con algas

La espirulina apunta a convertirse en un producto clave para enfrentar la enfermedad.

 La espirulina, un alga de agua dulce, apunta a convertirse en un producto clave para enfrentar la enfermedad de Parkinson.

La investigación que encabeza Daniel Limón Pérez de León y un equipo de alumnos en el Laboratorio de Neurofarmacología de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), vislumbra avances en la lucha contra este padecimiento degenerativo-progresivo.

Los científicos suministraron extracto de la planta a un grupo de ratas que después intoxicaron para simular el mismo daño motriz que produce el mal.

Los resultados fueron alentadores.

“Hemos visto que las ratas con asimetría motora que reciben extracto de espirulina mejoran sus movimientos. Logran controlar sus patas para tomar alimento en un modelo que llamamos de la escalera.

“El extracto ha mostrado efectos antioxidantes (en los animales) y con resultados de disminución en los daños motores”, explicó Limón.

Limón Pérez de León explica que usan ratas como modelos experimentales por su semejanza genética con los humanos, pues, afirma, “somos un 95 por ciento rata”.

“Hay un sinnúmero de semejanzas. El desarrollo de la rata es tardío, posnatal, pues terminan de desarrollar su funcionamiento neuronal después de nacer, al igual que las personas.

“La gente aprende a caminar, a realiza movimientos motores finos al año de nacido; a los seis meses pueden sujetar cuerpos, objetos, eso es un proceso tardío”, expone el investigador, quien busca junto con su equipo avanzar en este campo.

Además, subraya, el uso de un modelo con características similares a los humanos otorga validez a los avances científicos.
Aunque advierte que al tratarse de experimentos, en este caso del estudio de mitigación de los efectos de la enfermedad de Parkinson, aún faltan puntos por descifrar.

“Siempre habrá personas que quieran llegar y decir por favor denme la espirulina, el extracto de ajo, pero es un proceso lento, sólo por recordar que se trata de una patología que se observa 10 o 15 años después de que comenzó a producirse”, agrega.

Dice que en este momento la espirulina ya es un complemento alimenticio y no hará ningún mal a quien lo consuma.

Aunque en términos de investigación, menciona, el uso de esa planta en el análisis sobre Parkinson, sentará bases para detectar la ruta que permita llegar a un tratamiento efectivo contra ese mal.
 
 Temblores constantes

El mal de Parkinson es una enfermedad progresiva

– Provoca afectaciones motoras que se traducen en dificultad al levantarse, temblor en reposo y marcha de tipo dentado
– La causa la muerte de las ‘neuronas dopaminérgicas’
– Genera una alta incapacidad de los pacientes.
– Los fármacos existentes ayudan a controlar el padecimiento, no para eliminarlo.
– Se manifiesta después de los 60 años.

Roedores con valor científico

Para avanzar en el estudio para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson, el equipo de investigación de la BUAP siguió esta estrategia:

1.- Usaron 10 ratas de la cepa Wistar como modelos experimentales. Cada una pesaba entre 200 y 250 gramos. El protocolo de investigación fue evaluado por el Comité de Ética para el Uso de Animales de Laboratorio de la Facultad de Ciencias Químicas de la BUAP.

2.- Se administraron, diariamente 60 días previos al inicio de la prueba, de 20 a 30 mg de extracto de espirulina por cada kilo de roedor. Una cánula llevó la sustancia desde el hocico de la rata hasta su estómago de manera directa.

3.- Para causar daño dopaminérgico, similar a lo que desencadena el Parkinson en humanos, seadministraron 8 microgramos por microlitro de la toxina 6-hidroxidopamina en las áreas motoras del cerebro.

4.- Lo anterior, a través de una cirugía estereotáxica de alta precisión en la que se introdujo una sonda hasta la zona previamente ubicada.

5.- Entre tres y siete días después se observaron los daños motores en los roedores que consumieron los compuestos naturales y los que no lo hicieron. Se les aplicó la prueba de la escalera, en la que se meten a una caja para que tomen una pastilla de comida con dos patas.

6.- Los ejemplares intoxicados con 6-hidroxidopamina 5 presentaron problemas para sujetar el alimento.

7.- Las sometidas al tratamiento, en cambio, tuvieron menos daños motores y más facilidad al sujetar la pastilla, ya que los efectos nocivos se mitigaron.

 Fuente: impre.com/salud

Deja un comentario