Buscan detectar el Parkinson antes de que lleguen síntomas

Se lo podrá prever con 10 años de anticipación, advirtiendo cambios no motores.

Su descubridor, James Parkinson, la llamó “parálisis temblorosa”. Ahora, casi 200 años después, difícilmente los médicos puedan quedarse sólo con el síntoma del temblor en las manos, los brazos, las piernas, la mandíbula o la cabeza. Ya saben que hay síntomas no motores de la enfermedad de Parkinson que se desarrollan antes que los clásicos.

Mañana, empieza en Buenos Aires el 14° Congreso Internacional de Parkinson y otros trastornos del movimiento. Más de 3.600 especialistas de todo el mundo estarán debatiendo las última novedades sobre la prevención y el tratamiento de la enfermedad que sólo en la Argentina afecta a 60.000 personas. Y uno de los principales temas que se abordarán serán los síntomas que marcan el inicio del trastorno.

“La enfermedad de Parkinson es diagnosticada habitualmente cuando los pacientes tienen los síntomas clásicos, que son los temblores; la rigidez, o agarrotamiento de las extremidades y el tronco; la lentitud en los movimientos, y la inestabilidad postural”, contó a Clarín Oscar Gershanik, profesor titular de neurología de la Facultad de Medicina de la UBA, director científico del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro, y presidente del comité organizador del congreso que comienza mañana en un hotel del barrio porteño de Retiro.

“Pero ahora vamos hacia un cambio en el paradigma del diagnóstico de la enfermedad. Porque sabemos que hay síntomas no motores que aparecen antes que los temblores”, señaló. Estos síntomas pueden aparecer hasta 10 años antes que los clásicos, y son: trastornos olfatorios (la persona no siente bien los olores), y un trastorno del sueño, por el cual la persona puede gritar si sueña que grita o se caen de la cama si sueña una caída. También la constipación y la depresión pueden ser síntomas. “Aunque no toda persona que los sufre tiene Parkinson. Pueden ser síntomas de otros problemas”, resaltó Federico Micheli, jefe del servicio de neurología y del programa de Parkinson y Movimientos Anormales del Hospital de Clínicas de la UBA.

“Sólo con los síntomas no motores no se puede hacer el diagnóstico de Parkinson. La sospecha sobre la enfermedad se puede complementar con una tomografía por emisión de fotón único, que permite detectar si hubo reducción de la dopamina en el cerebro”.

¿Y cuál sería la ventaja de este cambio de paradigma para los pacientes? “Cuanto más temprano se lo trate al paciente, las evidencias demuestran que tendrá un mejor pronóstico”, respondió Gershanik. El doctor Micheli agregó que hasta el 70 % de las neuronas en un área del cerebro conocida como sustancia negra o nigra ya están muertas cuando aparecen los síntomas clásicos como el temblor. “Por eso, hay interés en los síntomas no motores. Al tenerlos en cuenta, se podrá tratar tempranamente al paciente y evitar que menos neuronas se mueran. Sabemos mucho más. Sabemos por dónde arranca, y hay más de 100 medicamentos en estudio y miles de investigadores en movimiento”.

Fuente: www.clarin.com

Deja un comentario