Factores ambientales están implicados en la enfermedad de Parkinson

Pamplona, 7 jun (EFE).- El Parkinson no tiene una causa única, aunque se sabe que en la misma están implicados también factores ambientales, como el consumo de café y tabaco, que reducen el riesgo de desarrollar la enfermedad, destacan investigadores de la Universidad de Navarra en la revista “Nature Medicine”.

Esta enfermedad se caracteriza por manifestaciones clínicas motoras y no motoras para las que existe un tratamiento efectivo, aunque su abordaje terapéutico es “un puzzle en el que todavía quedan muchas piezas por conocer”, señala el centro académico en un comunicado.

En el artículo, científicos del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra repasan la situación actual de esta patología neurodegenerativa, para la que no existe una causa única.

En ese sentido, los científicos indican que hay unas neuronas más sensibles que otras al déficit de dopamina y también hay que tener en cuenta algunos factores ambientales, como el consumo de café y tabaco, aunque por el momento se desconoce el mecanismo de protección de estas sustancias, explica José A. Obeso, responsable del Laboratorio de Trastornos del Movimiento del CIMA y autor principal del trabajo.

Uno de los grandes retos en este campo es definir los subtipos de la enfermedad, ya que cada caso evoluciona de forma distinta: “Cuando exista una clasificación de la enfermedad se podrán llevar a cabo ensayos clínicos más fidedignos y dirigidos a detener la progresión de la enfermedad, puesto que ahora engloban a pacientes con diferentes perfiles clínicos y evolución”, ha afirmado Obeso.

El manejo de la enfermedad de Parkinson ha mejorado considerablemente en las últimas dos décadas gracias al desarrollo de nuevas terapias y al mejor uso de otras ya conocidas.
Hoy en día, la mayoría de los pacientes tiene una calidad de vida “relativamente normal” durante muchos años, ha subrayado Obeso, quien ha aseverado que “el conocimiento de los mecanismos moleculares de la enfermedad es la clave para avanzar contra su progresión y orientar su curación”.

En el trabajo ha colaborado asimismo el grupo de Manuel Rodríguez, de la Universidad de La Laguna (Tenerife), y diversos expertos internacionales.

Fuente: www.abc.es

Deja un comentario