La única unidad andaluza de estancia diurna de párkinson abre en mayo en Sacramento

Las instalaciones, situadas en Concha Pérez Baturone, tendrán el concierto de cuarenta plazas con la Junta y dispondrá de personal médico y un trabajador social El proyecto ha costado más de 100.000 euros y ha sido financiado por la Junta

020D5JE-TEJ-P1_1Los 2.900 enfermos de párkinson de Cádiz y sus familiares verán mejorada su situación en unas semanas. La perseverancia a lo largo de años ha dado sus frutos y la Asociación de Párkinson Bahía de Cádiz verá a finales de mayo cómo se abren las puertas de una nueva unidad de estancia diurna, el único centro de sus características que existirá a nivel andaluz. La nueva unidad contará con unas cuarenta plazas concertadas con la Junta de Andalucía para pacientes en un estado avanzado de la enfermedad. La actuación ha sido el resultado de unos dos meses de obras de reforma y adaptación del nuevo local, anteriormente ocupado por un centro docente de informática.

El proyecto ha supuesto una inversión de 100.000 euros, costeados con varias subvenciones, tanto de la Administración autonómica, a través de la colaboración de la Consejería de Igualdad y Bienestar Social, como de otras entidades de carácter público y privado. Finalmente, se podrá brindar a los enfermos un servicio que, en la actualidad, no cubre la Junta.

Las instalaciones contarán con un trabajador social, un pedagogo, un psicólogo, un fisioterapeuta, un logopeda, un contable y un chófer, puesto que también existirá un servicio de transporte para los enfermos de varias localidades del entorno. La unidad de día también dispondrá de servicio de comedor.

Los familiares representarán un importante papel en la unidad de día para conseguir el máximo bienestar de los enfermos. «El entorno de los que padecen esta enfermedad debe animarlos a participar en la asociación porque nosotros conocemos cómo sacarlos de la depresión, al tiempo que enseñamos a los cuidadores cómo tratarlos; por ejemplo, cuando sufren una caída», asegura el presidente de la Asociación de Párkinson Bahía de Cádiz, Baldomero Guerrero.

Una ardua tarea

La construcción de estas instalaciones no ha sido tarea fácil. Guerrero relata que han sido muchas las puertas a las que ha tenido que llamar para conseguir apoyo económico. El hecho de que no haya terminado tirando la toalla ha hecho posible que estas dependencias vean la luz. «Hemos recibido el premio a la constancia y a levantarnos todos los días con un sueño en la cabeza», comenta el presidente de la asociación provincial, cuya sede está en San Fernando.

No obstante, la lucha de este colectivo aún no ha cejado y en estos momentos, una vez finalizada la obra, están buscando respaldo económico para hacerse con el equipamiento necesario, lo que supondrá un coste aproximado de 40.000 euros, para el que solicitan «la colaboración de entidades tanto públicas com privadas».

Visión de futuro

La asociación, en estos momentos, está integrada por 244 personas, entre socios y colaboradores. Al año siguiente de su fundación, en 2003, comenzó su actividad en la alameda Moreno de Guerra y un año después vio cómo se duplicaba el número de socios. Las instalaciones de Moreno de Guerra, por el momento, seguirán funcionando de forma paralela a la unidad de día.

Hace más de dos años que este colectivo dispone de una parcela en Camposoto cedida por el Ayuntamiento para ubicar una residencia y una sede definitiva. De hecho, la idea de Guerrero es la de crear una unidad de referencia en toda España con capacidad para más de cien personas. No obstante, el colectivo ha optado por dejar este proyecto para más adelante por la enorme inversión económica que la puesta en marcha de esta actuación supondría.

Fuente:  lavozdigital.es