Lanzarán parche que controla el parkinson

La ciencia aún no encuentra una cura para esta enfermedad y se desconoce qué la provoca; sin embargo, el 14 de junio presentarán en el país un fármaco cutáneo que permite tener una vida normal.

México.- Una persona que padece parkinson puede mantener durante tres a ocho horas bajo control los síntomas comunes de esa enfermedad neurodegenerativa, pero por la tarde y la noche tomar una taza de café o simplemente moverse en la cama, o conciliar el sueño, se llegan a convertir en una misión imposible.

Gurutz Linazasoro, director del Centro de Investigación Parkinson de Policlínica Gipuzkoa en San Sebastián, España, explicó que “la ciencia aún no ha encontrado la cura de la enfermedad, es más, se desconoce qué la provoca”. Pero el próximo 14 de junio se lanzará en México un parche que permitirá a estos pacientes tener una vida normal durante 24 horas.

Se trata de Rotigotina que, a diferencia de los tratamientos tradicionales, se coloca en cualquier parte del cuerpo, como el brazo, abdomen, pecho, espalda, y de inmediato aumenta los niveles de dopamina que requiere el cerebro y, al hacerlo, disminuyen los síntomas.

“Su característica fundamental es que se absorbe a través de la piel y funciona las 24 horas del día, con lo cual los pacientes tienen bajo control los síntomas comunes del parkinson, como son lentitud y torpeza en sus movimientos, caídas constantes, esa dificultad que tienen de darse la vuelta en la cama, problemas para dormir”, aseveró tras referir que para llegar al parche se efectuaron varios estudios mundiales, uno de ellos conocido como Cleopatra.

El padecimiento

Por lo regular, dijo, las personas con parkinson sufren degeneración de sus neuronas y la falta de dopamina provoca diversos síntomas, como rigidez, lentitud, pasos cortos, caminar encorvado, pérdida de memoria y depresión. Además, les cuesta batir un huevo, abotonarse la camisa o blusa, y algunos tienden a sufrir de temblores incontrolables en las manos.

Los fármacos comunes y disponibles para la enfermedad de parkinson, precisó, tienen una duración de tres a ocho horas. “Cuando se termina el efecto del medicamentos reaparecen todos los síntomas, sobre todo en la noche, lo que provoca alteraciones muy graves, ya que por la mañana tenía buena movilidad para tomar una simple taza de café, pero por la noche esa misión se convierte en una meta imposible, provocando trastornos de depresión”, abundó.

El parche se aplica tanto a personas que padecen parkinson en etapas tempranas como en fases muy avanzadas. Y cuando ya se encuentra ese paciente en situación de estar postrado en la cama ante la imposibilidad de controlar los movimientos, el parche le permite recuperar parte de su movilidad, incluso pararse, caminar o salir.

“A muchas personas que están ya encamadas no les resulta eficaz los fármacos orales porque no se absorben bien por el tubo digestivo, pero en forma de parche se aprovecha más el principio activo y esto puede incidir en su situación de movilidad. Esto significa que la gente postrada, y que no tolera ningún medicamento, con el parche tiene la opción de levantarse, de caminar con soltura”, acotó.

De hecho, precisó, en fases avanzadas puede añadirse más de dos parches, es decir, a una dosis máxima de 16 miligramos, y en ocasiones se combina con otros fármacos, como los anticolinérgicos, si lo que predomina es el temblor, o amantadita si persiste la bradicinesia y rigidez. “Quiero aclarar que el parche no cura ni retrasa la enfermedad, su eficacia radica en que mejora los síntomas durante 24 horas”.

El director del Centro de Investigación y Terapias Avanzadas en enfermedad de Alzheimer (CITA.alzheimer) y miembro del Grupo de Innovación Tecnológica de Innobasque precisó que el parkinson tiende atacar de manera muy diferente a cada paciente.

“Una persona puede desarrollar la enfermedad a los 40 años, estar perfectamente controlado y hasta que llega a los 75 años ya presenta algún problema”.

Y puede suceder lo contrario, comentó, que una persona de 75 años se le diagnostica parkinson y en un lustro ya sufre problemas severos, que le impiden dormir o realizar tareas sencillas. “Es muy variable, tengo pacientes con más de 30 años de padecer la enfermedad y hacen una vida normal. No todos terminan perdiendo la memoria ni tampoco postrados en la cama”.

Problema de salud pública

El director del Centro de Investigación Parkinson de Policlínica Gipuzkoa en San Sebastián, España, comentó que el panorama para países en desarrollo tiende a ser catastrófico.

“Más vale que los políticos se pongan las pilas y tomen decisiones, porque el problema que se les viene encima tiende a ser bastante gordo”, explicó el especialista.

Y es que tener parkinson significa un gasto importante para el sector Salud de cualquier país, porque implica costos de hospitalización y de análisis clínicos, incapacidades y jubilaciones tempranas, tratamientos e incluso cirugías.

“El costo de un enfermo varía, un paciente en fases iniciales no puede significar una gran carga, pero para uno en etapa avanzada, que está institucionalizado, encamado y requiere cuidados especiales y constantes, la inversión se quintuplica, hablamos de millones de pesos anuales”, concluyó.

– Claves

Panorama

• Según el INEGI, la población mayor de 60 años en México pasará de 10 millones 633 mil a más de 35 millones en 2030.

• En naciones como China, India, Pakistán y México, el número de pacientes crónicos con parkinson tiende a triplicarse, así como los costos de atención y sus complicaciones.

• En el país, el parkinson afecta a alrededor de 250 mil habitantes, y dentro de dos décadas puede incrementarse a 750 mil o hasta un millón de personas con el padecimiento.

Fuente: www.milenio.com

Deja un comentario