Mi Párkinson

Me diagnosticaron Párkinson hace 10 años, y ya he pasado con creces esa fase que llaman de Luna de Miel. Esto significa que mi deterioro es cada vez más evidente, por eso, cada día estoy más agradecido a la decisión que tomé, ayudado por mi familia, de hacerme miembro de una asociación.

Quiero con esto, animar a los nuevos enfermos de Párkinson a que aunque crean que de momento no lo necesitan, se asocien y acudan regularmente a las distintas terapias.

Soy consciente de que al principio es muy duro, pues en cierta forma ves reflejado en otros colegas lo que puede ser tu futuro, eso en lugar de desanimarnos debe darnos más fuerza para poner por nuestra parte todo nuestro esfuerzo para que eso no ocurra, y si llegara a ocurrir, que sea lo más tarde posible, y lo más leve.

Ninguno estamos libres de momento del “bajón” pues ciertamente nuestra enfermedad no es mortal, aunque ocasiona muchos problemas, pero si caemos en la apatía, si nos pasamos el día lamentándonos por nuestras limitaciones, solo conseguimos que la enfermedad sea la triunfadora, y desde luego yo, no voy a rendirme sin luchar, es el mayor reto que me ha presentado la vida en los 65 años que tengo, y si pierdo, será después de luchar todo lo que pueda.

En esa lucha, no voy a estar solo, pues cuento con la ayuda importante de mi familia, y desde luego, con el ejemplo de los compañeros de la asociación, que algunos con la enfermedad más avanzada, son capaces de dar ejemplo al resto. A todos ellos,  quiero darles las gracias. No se si lo conseguiré, pero si solamente una persona se hace socio después de leer esto, habré devuelto una mínima parte de lo que otras personas han hecho por mi.

Alejandro Alcalde Álvarez
Afectado de Párkinson

Deja un comentario