Terapia acústica para mejorar los síntomas del Parkinson

5408112-8068074La musicoterapia ha sido otra de las alternativas que más impacto ha conseguido en los últimos años. Los terapeutas aseguran que los pacientes mejoran los síntomas motores y que consiguen mayor bienestar, porque este tipo de métodos favorece la interactividad con otras personas y la propia música les conecta vías emocionales. Pero ¿a qué se debe?

Actualmente, no existen evidencias científicas que verifiquen estos beneficios. Por esta razón, el Centro de Tecnología Biomédica de la Universidad Politécnica de Madrid, el Grupo de Investigación en Instrumentación y Acústica Aplicada de la Universidad Politécnica de Madrid y la Asociación de Parkinson de Madrid han emprendido un estudio de terapias acústicas aplicada a la mejora de la sintomatología del Parkinson. El ingeniero en Telecomunicaciones y máster en Telemedicina y Bioingeniería, Geraldo Gálvez, explica que, con este trabajo, quieren sentar las bases científicas del sonido como terapia. Para ello, están controlando el sonido (ritmos, secuencias, vibraciones, frecuencia…) con el fin de conocer sus efectos neurológicos. “Partiendo de la base de que el sonido es capaz de crear un entrenamiento cerebral de forma pasiva, es decir, sólo por el mero hecho de escuchar se logran mejoras cognitivas, queremos establecer qué parámetros del sonido son los que originan beneficios físicos y mentales para el paciente de Parkinson”, manifiesta Gálvez.

Un equipo multidisciplinar formado por ingenieros, físicos, neuropsicólogos y músicos desde un enfoque integrador lleva tres años trabajando en esta materia, pero aún queda mucho por hacer. Sin embargo, los expertos tienen claro que estas terapias acústicas bien planteadas pueden mejorar los síntomas motores, gracias al patrón rítmico que genera el sonido, y el estado de ánimo. También pretenden convertir la voz en un marcador del estadio de la enfermedad. “Esto es un tema muy interesante para el diagnóstico”, destaca Gálvez. Asimismo, consideran que la percepción espacial auditiva puede ser otro marcador precoz de la enfermedad porque “en estos pacientes la escucha binaural, que se refiere a cómo la persona integra el sonido de forma cerebral por ambos oídos, está algo afectada en los pacientes con Parkinson. Por tanto, analizando este factor se puede establecer en qué fase de la enfermedad se encuentran”.

Se piensa que con las terapias acústicas se podría reducir la medicación con el fin de evitar sus efectos secundarios. Además, se podría convertir en un método para disminuir el impacto de los síntomas durante el estado de OFF. Así lo explica Gálvez: “Los fármacos no son una solución porque tienen muchos efectos secundarios. Además, el sistema neurológico se acostumbra a ellos y luego no son tan efectivos. Por otra parte, esta herramienta, que sería de un bajo coste, puede ayudar a disminuir las molestias en esos momentos en que el fármaco baja su impacto y el paciente no puede tomar la medicación porque aún no le toca la dosis, pero se encuentra mal física y psíquicamente”.

Fuente: www.balancedeladependencia.com

Etiquetado en:

Deja un comentario